El coloso de Norteamérica impone su ley