← Return to photo page

Capitulo #11 Dedicado a Fede Lucchetti Entre chiflidos y vulgares halagos llegue al campo. —Tardaste demasiado. — Exagero Casy —Acomódate en tu lugar— me indico y acate la orden —No. espera— me detuvo —Tu. — Apunto a una de las chicas de la segunda fila —Vete al lugar de _______ — esta abrió los ojos como platos, digamos que no le agradaba mucho la idea de estar al final —Kate toma el lugar de ella— al igual que la ‘Tu’ Kate y Stef formaron una “O” con la boca. —Pero Casy— dijo con una voz aguda. La líder puso los ojos en blanco. —Solo será por esta vez— dijo con fastidio —Ahora cámbiate— ordeno —Casy— volvió a hablar — ¡Ya Kate!— le grito de mala manera —Ahí te quedaras, mejora tus saltos si quieres volver a estar al frente— Wow, creo que me trata mejor a mí que soy su ‘enemiga’ que a sus amigas. No logro entender porque siguen detrás de ella. —Acomódate ahí— me dijo a mí que solo me dedicaba a ver la escena divertida. Camine hacia el frente y me coloque en el antiguo lugar de Kate. El partido comenzó, los gritos no se hicieron esperar al momento que los equipos comenzaban a entrar al campo. —Eres una A NI MA DO RA— me dijo en silabas Casy — ¡Asi que ÁNIMA!— me grito ya que yo no me movía. Ni gritaba nada. Rodé los ojos y me interne en el papel de ‘animadora’. No habían pasado más de veinte minutos del partido, cuando comenzó a llover, al inicio eran pequeñas gotas, pero en cuestión de segundos era una lluvia torrencial. Bueno no tanto como torrencial, pero si era fuerte. —No te quejes Stef— le grito Casy —Solo es agua— tenia razón, solo era agua. No había motivo para quejarse como lo hacía Stef. —Mi cabello se arruinara— dijo con desespero, solté una carcajada. Ahora si agradecía que Casy me hubiera obligado a atarme el cabello. Ya me dolía la garganta, tenia frio y estaba cansada. Jamás había gritado y bailado tanto y mucho menos bajo la lluvia. Y aun no había hecho entrar en acción mi plan. Cinco minutos restaban para finalizar el partido, ambos equipos estaban empatados, el campo ya estaba hecho un desastre, el verde césped se había transformado en un enorme charco de lodo. Los uniformes de los chicos ya no eran naranjas, ahora eran café obscuro al igual que mis tenis que de tanto salto ya estaban para irse directo al basurero. Quedaban menos de dos minutos, Styles se apodero del balón, corría esquivando a todos los que se le ponían enfrente, Aaron más adelante seguía corriendo, acercándose a la zona de anotación para esperar el pase de Harry. Justo cuando Harry levanto el brazo para lanzar el balón, justo ahí entraba mi plan. — ¡Tu puedes Harry!— grite lo más fuerte que pude, seguido de mi grito, se escucharon los gritos y aplausos de todos los espectadores. —Ya vas aprendiendo—me hablo Casy, Pero mi mirada estaba fija en alguien. Aaron. Que al escuchar mi reconocible grito volteo inmediatamente hacia donde estábamos. Rodé mis ojos para posarlos sobre Harry quien en vez de hacerle el pase al ahora distraído de Aaron, siguió corriendo. Todo el público comenzó a gritar más y más, al ver a Harry a solo metros de la zona de anotación, tres segundos para finalizar y Harry se lanzo llegando justo un segundo antes de la finalización del juego. Todos corrieron hacia Harry eufóricos, chocando sus cascos y con fuertes gritos celebraban su victoria, esto aunado a los gritos y nuestros cantos, era increíble. — ¿Qué rayos pasa contigo?— me grito Aaron, mi plan había funcionado. — ¿Conmigo?— pregunte fingiendo no entender. —Por tu culpa perdí el pase— me reclamo, obviamente no era el mejor lugar para hacerlo. No si su novia actual estaba a escasos centímetros. — ¿Por mi culpa?— pregunte enojada — ¿Por que por su culpa?— intervino Casy —Yo… Yo— tartamudeo como estúpido. —Por nada Casy— la tomo de la muñeca haciéndola caminar detrás de él. Ambos me aniquilaron con la mirada y salieron de mi vista. —Eres perversa chica— escuche la voz de Christian y no pude evitar reír — ¿Viste eso?— le dije victoriosa —Todos lo vieron— dijo mientras se carcajeaba —Se pudría de celos— reitero mi información —Ahora solo falta el tercer pájaro— sonreí pícaramente —______ yo estoy seguro de que ese se te escapara— canto burlonamente — ¿Por qué? —Míralo…— señalo con la cabeza a Harry quien caminaba hacia la salida rápidamente y con cara de pocos amigos. — ¡Demonios!— grite furiosa mientras corría por mi bolsa y solo escuchaba las carcajadas de Christian. —Te quiero— le dije y bese su mejilla —…Si fuera tu, iniciaría con los trabajos— le grite mientras corría a la salida -Perfecto ______ - pensé molesta –Jodiste tu perfecto plan- no lograba ver a Harry, seguramente ya se había ido. Resignada camine hacia mi auto, caminaba entre los autos tratando de llegar al mío. –Al menos Casy y Aaron no pasaran una linda noche- reí en mi interior. Seguía caminando entre la oscuridad del enorme estacionamiento. Hasta que logre visualizar mi auto. Pero antes de llegar me sujetaron de la muñeca tirándome fuertemente y tan rápidamente que no pude ni gritar. — ¿Por qué me fastidias?— logre reconocer el rostro de Harry en medio de la oscuridad, era Harry el que me sujetaba del cuello y me miraba con toda la ira del mundo. — ¿Yo? ¿Fastidiarte?— afortunadamente la actuación es algo que se me da — ¿Ahora que hice? —Volverte porrista, ese grito— sentía su respiración mezclándose con la mía —Entiéndelo, no me interesa nada relacionado contigo, ni amistad y mucho menos tu ‘apoyo’— libero mi muñeca pero mi cuello seguía siendo prisionero. — ¿Seguro?— susurre sobre sus labios mientras subía mis manos a su cuello, solo que yo al contrario de él, lo acaricie suavemente. Tragó saliva, aunque lo disimulara olímpicamente, estaba nervioso. Detuve mis manos en su nuca, para lentamente eliminar los escasos centímetros que nos separaban. Capitulo #12 Capture su labio inferior succionando de este para iniciar el beso, el permanecía rígido. Pero al rozar mi lengua por su labio superior esto cambio. Su mano que sujetaba fuertemente mi cuello, redujo la fuerza con la que lo hacía, al mismo tiempo que posicionaba su otra mano libre en mi cintura. Me siguió, sus carnosos labios se rosaban con los míos de una manera increíble. Había perdido el control, ahora el llevaba el ritmo del beso mientras que yo lo seguía. Sus dos manos se encontraban en mi cintura, sus brazos estrujándome hacían aun más increíble el beso, comenzó avanzar hacia mí y por inercia comencé a retroceder. Segamos retrocediendo, hasta que chocamos con el que seguramente sería mi auto. - ¡Rayos!- pensé al escuchar que la alarma se había activado. Styles se separo bruscamente de mí, dejándome completamente aturdida. —Sabia que eras fácil— susurro en mi oído, sacándome del estado en el que estaba —Pero no creí que tanto…— me miro despectivamente y se dio la media vuelta. —Todos saben que es más fácil conseguir ver al presidente en persona, que obtener una cita conmigo— podía decirme lo que quisiera, falsa, hipócrita. Pero fácil, Nunca. —Pues ya te lo dije— volteo y se acerco nuevamente a mi —No me interesa conocer en persona al presidente y muchísimo menos una absurda cita contigo— me señalo con su dedo índice. —Hablas…— le dije bajando su mano —Hablas como si realmente me conocieras. — me había dicho, falsa, hipócrita y fácil en solo dos veces que ‘hable’ con él. —No necesito conocerte para saber cómo eres. — ¿Eres psíquico o brujo tal vez?— solté una carcajada y él seguía con su mirada de pocos amigos —No… ya se Adivino— conteste obvia y volví a soltar una carcajada. —Mira… —Adivina que numero estoy pensando— bromee sin poder parar de reír —Ves…— dijo con su fuerte forma de hablar —No necesito conocerte para saber que eres una hueca igual a Casy y el par que la sigue siempre— mi risa cesó. Me estaba comparando con Casy Stoner. — ¿Yo igual que Casy? ¡Já!— me burle —Da lo mismo, solo aléjate de mí— dijo antes de darse la media vuelta. Hoy no use tacones, se que todos pensaran que es algo extraño, las piernas me mataban, pero si dejo a las Animadoras ahora, digamos que se verá algo obvio. Asi que no estaba entre mis planes. — ¿De verdad eres tú?— pregunto Christian cuando me vio — ¿Y tus zapatos altos?— reí, era raro que yo no trajera tacones. —Me duelen mucho mis piernas, brazos y garganta— me queje —A… pero tú querías ser porrista— rio —Cállate— le dije riendo. Justo en ese momento, Harry venia caminando por el pasillo— ¡Es un estúpido!— gruñí —Si no fuera por la apuesta, que se diera por muerto. —Creo que no te fue muy bien con el tercer pájaro— soltó una carcajada —Al inicio si— sonreí — ¿Entonces qué paso? —Me reclamo, lo bese, me beso, me comparo con Casy— sabia que Christian se burlaría por horas por el ultimo suceso, —Te comparo con Casy— rio aun mas —Si ya, ya no es para tanto— le dije con fastidio —Oye pero… ya logre que me besara, gane la apuesta ¿no?— subía y bajaba mis cejas con rapidez —Yo no estoy seguro de que te haya besado— sonrió —Además sería más fácil, si solo fuera un beso y ya— lo mire fulminantemente. — ¿Entonces qué? ¿Un anillo de matrimonio? —No, no lo sé _______ mínimo un ‘te quiero’ publico. — Chris!!— alargue. Que no veía que el tipo era más duro que una roca y quería que le sacara un ‘te quiero’ frente a más personas. —Oh vamos _________ tienes un mes completo…— rio —Pero si tú no quieres, la cancelamos y ambos nos quitamos de problemas. —No— conteste rápidamente. Yo ganaría esta apuesta. Cerré mi casillero. —Pero lavaras mi auto por seis meses— agregue riendo —Solo si por un milagro llegaras a ganar— se burlo —Búrlate lo que quieras Christian— le dije riendo mientras caminaba hacia clase. Entre al aula, seguida por Christian. Y logre ver en los asientos del centro a Tamara. —Me iré a sentar con mi novia— dije haciendo una extraña voz —Aparte de bonita, lees mentes— en cuestión de segundos ya estaba sentado a un lado de ella. Camine hacia mi lugar de siempre, solo que ahora tome el lugar de Christian hasta el final. —Jóvenes— hablo el profesor de física —Les tengo una muy buena noticia— acomodo sus pequeños lentes. —Cancele el examen final— todo el salón grito de felicidad —Seguro se preguntaran como les calificare— aseguro y alguien soltó un ‘no’ haciendo que nuevamente un escándalo se apoderara del salón — ¡Jóvenes! ¡Atención!— grito logrando que todos se callaran. —Gracias— dijo cuando logro controlar la clase —Por equipos contestaran una pequeña guía— saco un paquete de hojas, de debajo del escritorio. —Los equipos los formare yo, más bien las parejas— aclaro – ¿Por qué?- pensé molesta no hay nada peor que los maestros formen los equipos, ahora valla a saber con quién me tocara. Los trabajos por equipos siempre los hacía con Christian. Nombro el primer equipo y le pido a uno que pasara para entregarle la hoja de la guía. —Ten— le dijo el maestro entregándole todo el paquete de hojas, — ¿Las reparto?— pregunto inseguro —No… esa es la guía. — la pequeña guía, era un paquete de cien hojas. Sin duda estaba loco. —Christian Miller y…— miro la lista buscando al otro integrante —Tamara Marilaf— Christian paso y tomo la monstruosa guía. —_______ Smith — me puse de pie para tomar la guía —Tu iras con…— dijo mientras buscaba en la lista —Harry Styles. -Para, para, para tiene que ser una broma- pensé incrédula –Si él ni siquiera está en esta clase- volteé a ver a Christian quien con la cabeza disimuladamente indicaba hacia atrás. Efectivamente ahí estaba, con su cara de ‘soy-el-mas-amargado-del-universo’ Capitulo #13 Rodé mis ojos y camine hacia mi asiento, logre ver la sonrisa burlona de Christian y justo cuando pase lo golpeé con el paquete de hojas. No me molestaba trabajar con él, además me ayudaría más en mi objetivo. Aunque seguramente a él no le gustara nada, tener que pasar tiempo conmigo. El profesor siguió dando las indicaciones del trabajo, pero yo seguía en mi mundo. Como era que no me había dado cuenta de que estaba en mi mismo salón. Según yo, solamente estábamos en Historia. ¿Porque el idiota de Christian no me lo había dicho? El timbre sonó liberándonos de Física pero encadenándonos a la siguiente clase. Rápidamente el salón se vació. Tome mi bolsa que estaba a mi lado para guardar el enorme paquete de hojas, pero este ya no cavia. Camine hacia mi casillero, dejaría la bestial guía ahí y antes de salir regresaría por ella, pero mi plan cambio. Al ir por el pasillo logre divisar a Harry en el que seguramente sería su casillero. Acomode mi cabello mientras caminaba en su dirección. —Aquí tienes— le dije y el escucharme volteo. Y le puse la enorme guía en el pecho obligándolo a tomarla. Me di la media vuelta y volví a caminar. —Hey, hey, hey— sonreí al escucharlo llamándome, mas mi nombre no es ‘Hey’ asi que no voltearía —Te estoy hablando— me dijo sujetándome del brazo —Disculpa, no recordaba llamarme ‘Hey’ —Bueno si… tu, clon de Casy— bien, si seguía asi me iba a hacer enojar. — ¿Que o quien te crees?— dijo con su ceño fruncido — ¿Eh?— dije sin entender —Yo no hare todo el trabajo, asi que…— tomo bruscamente mi brazo para regresarme la guía —…ten. —Yo nunca dije que hicieras tú el trabajo. — le dije molesta —No cabe en mi bolsa y tampoco en mi casillero— le informe —Asi que guárdalo— se lo regrese con más fuerza, aunque seguramente ni cosquillas le hizo. —Yo no lo voy a guardar— ambos ya estábamos más que molestos —Bien, no lo guardes— se lo quite de las manos y camine hacia uno de los basureros, pise la pequeña palanca para que se abriera la tapa y lo deje caer. —Listo…— volteé hacia el —Problema solucionado— solo porque su mandíbula estaba sujeta a su cabeza, si no está hubiera perforado el piso. —Parece que alguien se topo con la horma su zapato— se burlo Christian —No estoy para bromas— le dije molesta, en realidad no lo estaba. — ¿Que paso?— pregunto divertido —Le di la enorme guía de Física, no la quiso guardar yo tampoco asi que la tire a la basura— le conté — ¿Si escuchaste que valía como examen final? — me recordó —Sí, pero prefiero reprobar la materia antes que… —…Antes de tragarte tu orgullo— no eran las palabras con las que iba a terminar la oración, pero estaba en lo correcto. —Te veo mañana— dio un beso en mi frente antes de irse. Continué sacando todas las cosas de mi casillero, solo dejaría los libros. Era un desastre, tenía ropa, zapatos, maquillaje prácticamente de todo. Como pude cargue todas mis pertenecías, cerré el locker y casi todas mis cosas caen al suelo, al encontrarme con Harry detrás de la puerta. —Que quieres— le dije de mala gana —Mira… creo que tienes una idea, de lo mucho que me molesta tenerte cerca…— el tipo hablaba pero la verdad sus palabras me entraban por un oído y salían por el otro. Yo estaba completamente perdida en él, su chaqueta de cuero estaba abierta dejando ver su anatomía solo protegida por una camisa blanca, que para mi mala fortuna, en esta se marcaba su bien definido abdomen. – ¡Concéntrate!- me reprendió mi voz interior —…no reprobare esa materia por tus estúpidos caprichos, asi que tu harás la mitad y yo la mitad— fue lo que logre escuchar al lograr ‘concentrarme’ me entrego la mitad de las hojas. —No, no, no— negué seguidamente —No me arriesgare a que respondas mal y la calificación será para ambos— soltó una carcajada amarga —Le sacare copias y trabajaremos por separado. — ¿Que no me escuchaste?— dijo molesto — ¡Te acabo de explicar que no se puede!— hablo con desespero — ¿Que no puedes dejar de pensar en ti por cinco minutos?— paso su mano rápidamente por su cabello con frustración –Si supieras en lo que pensaba…- reí estúpidamente por dentro. —Entonces lo siento— dije hipócritamente —Tendremos que trabajar juntos, aunque no te guste— sonreí duramente —Yo tampoco reprobare por tus caprichos— da lo mismo si repruebo por mi culpa, pero si es solo porque al ‘niño’ le molesta estar cerca de mí, no da lo mismo. Haciendo un gran esfuerzo de no caer con la montaña de cosas que traía en mis manos, le entregue las hojas —Mañana… ¿tu casa o mi casa?— pregunte caminando, dejándolo atrás. Soltó un gruñido y se escucho un fuerte golpe en uno de los casilleros, sonreí victoriosa. —No puedo, trabajo. — escuche sus pasos detrás de mi — ¿Tú casa, mi casa o reprobamos?— repetí —TRA BA JO— repitió igual separando en silabas —FAL TA— le respondí igual —Yo si soy responsable— dijo mientras salíamos del edificio — ¿Cuántos años tienes? ¿Sesenta? —volteé a verlo, podría jurar que me detesta aun mas que Casy. Regrese mi mirada al frente pero no fue lo suficientemente a tiempo ya que choque con alguien, y esto hizo que todas mis cosas cayeran al piso. — ¿Por qué no te fijas por donde vas?— me dijo de mala gana Aaron — ¿Y tu porque no te quitas de mi camino?— le dije de la misma forma, mientras me agachaba para recoger mis cosas. —Lo bueno es que estoy rodeada de caballeros— dije sarcásticamente casi en un grito, refiriéndome a Aaron y a Harry que solamente veían mis cosas esparcidas por el piso. De pronto un par de chicos llegaron presurosamente para ayudarme —Gracias— tome nuevamente todo en mis brazos —Si quieres te ayudo hasta tu auto y no se… —Lárgate— Aaron y Harry dijeron al unisonó —Tengo que hablar contigo ahora mismo— ordeno Aaron y solo solté una carcajada. —Me encantaría pero…— dije sonriente —No… ¿sabes?— puse una cara pensativa —No me encantaría y tengo cosas muchísimo más importantes que hacer que escucharte— le sonreí ampliamente —…Mañana me dices que decides— le dije a Harry y reanudé mi caminar hacia mi auto.