Los aseos de Antigones son todo humor