Ojalá no sean agentes de seguridad del Sr. Sigfrido, sino el pobre motociclista está frito...