Tito Vilanova: Mejor estreno, imposible!