No es por intrigar pero parece que en Londres, al igual que en París, tampoco hay cepillos. #BBC